Author - Cerbero

El fabricante de pociones, de Covadonga González-Pola

#LeoAutorasOct | Un día, un relato | Día 28

Foto de Nathan Dumlao para Unsplash

Muérdago, ortiga, albahaca, azafrán, orégano, cilantro, lúpulo. Y acaba de llegar mi último pedido de pensamientos. Son mis favoritos. Su nombre tiene mucho que ver con su función. Machaco sus pétalos lentamente en el mortero de bronce, extraigo el líquido que se deposita en el fondo y lo cuelo con un embudo. Es el último ingrediente que deposito en el caldero. Con un reloj de arena calculo los cinco minutos que debe hervir junto al resto de los ingredientes en el alambique. Extraigo el líquido que se libera de la reacción. Lo tomo delicadamente con un cuentagotas y lo deposito en un pequeño frasco de cristal azulado, adornado con filigrana de cobre. Tomo un pedazo de papel grueso y, mojando la pluma en tinta roja, escribo: Poción de Adoración. Después, perforo un extremo, introduzco en él una cinta de seda que ato después al frasquito. Ya está listo para ser vendido.

(más…)

Lightning P-38, de Carmen Moreno

#LeoAutorasOct | Un día, un relato | Día 25

Foto de Matt Silveria para Unsplash

El 31 de julio de 1944 Antoine de Saint-Exupéry cayó en mi jardín.
Su paracaídas quedó enredado en el nogal que plantó el abuelo Jules…


Óscar Sipán

En el tiempo que duró el descenso, hablé con el diablo. Vestía de blanco con corbata negra y tocaba la trompeta mientras el aire silbaba en caída libre en mis oídos. El diablo era Louis Amstrong, tocando su trompeta Piccolo y sonriendo con sus blanquísimos dientes como si aquella situación tuviera algo de cómico. Dejó de tocar y, mirándome fijamente, me dijo:

(más…)

Colores para pintar un futuro devastado, de Celia Añó

#LeoAutorasOct | Un día, un relato | Día 24

Foto de Lurm para Unsplash

Cada vez que la guerra hablaba, el mundo entero se estremecía. El suyo era un lenguaje de estallidos lejanos, un compás de explosiones y estructuras al resquebrajarse. Memantina se abrazó a un poste con cuatro de sus brazos mientras con los otros dos se tapaba las orejas velludas. Su nido temblaba, sacudido con brusquedad por las bombas al caer, aunque ella lo sentía como si fuese todo el planeta el que se encogiese de terror. Igual que estaba haciendo ella, convertida en poco más que una mota minúscula en tierra devastada, de ruinas y peste a pólvora. Cuando las explosiones cesaban, era como si la guerra tomase aire antes de volver a soplar su aliento de fuego y destrucción. Nunca se hacía silencio del todo, pero esa pausa se sentía como tal, pese al zumbido sordo que dejaban las explosiones o los últimos estertores de árboles y nidos al desmoronarse. A estos últimos se los podía imaginar perfectamente. No necesitaba ni cerrar los ojos: en los últimos días había sido habitual ver los nidos desprenderse como fruta madura. Eran igual de redondos que las mangranas y al estrellarse también desparramaban su contenido, aunque más astilloso, artificial y metálico.

(más…)

Heterocromía, de Marina Tena Tena

#LeoAutorasOct | Un día, un relato | Día 23

Foto de Harry Quan para Unsplash

El grifo gotea. Por fuerte que gire la manivela, siempre queda una gota que se desliza por su garganta de hierro para lanzarse al vacío blanco. Muere con un golpe agudo. El sonido de su cuerpo contra la porcelana atrae a la siguiente gota que se agarra al borde metálico y aguanta unos segundos, cada vez más gorda y redonda, hasta que la gravedad le inspira lo que le falta en valor y sigue a la anterior en su salto hacía la muerte.

(más…)

Una simple coma, de Caryanna Reuven

#LeoAutorasOct | Un día, un relato | Día 21

Foto de Filippo Ascione para Unsplash

Hacía meses que a Lesego le costaba concentrarse. Salía cada mañana para ir a su trabajo en el centro de Durban y apenas lograba prestar atención al trayecto, hasta tal punto que solía saltarse su parada. Pero llegar tarde a la oficina casi cada día no era lo peor. Lo peor eran el agotamiento, el cansancio mental constante y la incapacidad de pensar con claridad que la llevaba a cometer error tras error en la contabilidad del banco.

(más…)

El móvil de viento, de Andrea Penalva

#LeoAutorasOct | Un día, un relato | Día 20

Foto de Linh Pham para Unsplash

Julie apretó con fuerza la pequeña caja de cartón entre sus diminutas manos. Insegura, pasó las uñas de la mano derecha, veteadas con los restos supervivientes del esmalte rosa favorito de su madre, por los agujeros de la tapa. Algo dentro se movió y la niña se mordió el labio, dos mitades dentro de ella luchaban por salir vencedoras.

(más…)

AVISO IMPORTANTE. Debido a los festivos relacionados con la Semana Santa, los pedidos que se efectúen a lo largo de esta semana pueden tener un retraso en su entrega de incluso 7 días. Por lo que, el tiempo estimado de entrega que, habitualmente, es de entre 3 y 7 días laborables, puede verse incrementado a entre 10 y 15 días laborables. Lamentamos mucho los inconvenientes que esto pueda ocasionarle y estamos deseando volver a la normalidad. Gracias. Descartar